El término aceite de cannabis se utiliza generalmente para definir los diferentes aceites derivados de la planta de cáñamo sativa o indica, que se distinguen en virtud de la concentración de cannabinoides como el CBD y el THC presentes, los métodos de extracción utilizados y los componentes de la planta utilizados durante todo el proceso de producción.

Si de hecho el THC o tetracannabidiol es el responsable directo del típico efecto psicotrópico dado por la marihuana, el CBD o cannabidiol es conocido por sus fuertes propiedades terapéuticas para todo el organismo: ambos, sin embargo, actúan en sinergia a pesar de tener acciones opuestas, con el fin de mejorar significativamente la salud de un sujeto.

Por lo tanto, en términos generales, el aceite de cannabis no es el aceite obtenido del prensado en frío de la semilla de la planta de la marihuana, en este caso llamado aceite de cáñamo o aceite de semilla de cáñamo, sino un derivado que contiene diferentes concentraciones de fitocannabinoides extraídos de la materia vegetal o de semillas que han entrado en contacto con su resina rica en principios activos.

En el caso del aceite de cáñamo, su uso es principalmente alimentario, mientras que el aceite de cannabis en sentido estricto, en el que predominan el THC y el CBD, se utiliza ampliamente con fines recreativos o terapéuticos.

¿Qué es el aceite de cannabis y qué efectos tiene?

El aceite de cannabis, también conocido como aceite de semilla de cáñamo, es un verdadero preparado medicinal y terapéutico que se origina a partir del prensado en frío de estas semillas, un proceso de extracción que, entre los muchos disponibles, permite conservar todas las propiedades organolépticas del derivado.

El aceite de cannabis, también conocido como aceite de semilla de cáñamo, es un verdadero preparado medicinal y terapéutico que se origina a partir del prensado en frío de estas semillas, un proceso de extracción que, entre los muchos disponibles, permite conservar todas las propiedades organolépticas del derivado.

Sin embargo, existen diferencias sustanciales respecto a lo que se obtiene de la destilación de las inflorescencias del cannabis sativa legal, el llamado aceite de hachís, oleorresina que suele confundirse fácilmente con el aceite de cáñamo común o el aceite de semilla de cáñamo: de hecho, se utiliza principalmente con fines recreativos por vaporización, combustión o administración sublingual.

A pesar de que la planta de la marihuana sigue siendo una de las más "controvertidas", los múltiples usos del aceite de cannabis han sido ampliamente examinados por la investigación científica, que ha confirmado sus numerosas propiedades y potencialidades: desde el uso cosmético hasta el textil, desde el industrial hasta el alimentario, hasta las más famosas aplicaciones médico-farmacéuticas y terapéuticas.

Rico en Omega 3 y 6, así como en ácidos grasos y vitaminas E, B1 y B2, el aceite de cannabis siempre se ha considerado una auténtica panacea para el organismo, gracias a sus fuertes propiedades antioxidantes que le permiten mantener un adecuado equilibrio celular, contrarrestando la acción dañina de los radicales libres y los procesos oxidativos relacionados. También facilita el control de cualquier enfermedad cardiovascular, ejerciendo una marcada acción antiinflamatoria.

Sin embargo, para no comprometer sus propiedades, es necesario consumir el preciado aceite preferentemente crudo: dosificando la cantidad correcta, el sabor es muy similar al típico del aceite de avellana.

En lo que respecta específicamente a los valores nutricionales del aceite de cannabis, tiene alrededor de 9KCal/g: el 100% de las grasas que forman su composición son generalmente triglicéridos, de los cuales el 90% son grasas insaturadas y sólo un pequeño 10% de grasas saturadas, junto con moléculas lipofílicas caracterizadas por tocoferoles y fitoesteroles.

Las semillas de cáñamo en sí tienen un componente oleoso de alrededor del 30%, pero también un 20-30% de fibras insolubles, un 20% de proteínas con un valor biológico medio y un 10-15% de hidratos de carbono, elementos gracias a los cuales se puede comparar fácilmente con un aceite de cocina común como el virgen extra.

Además de su aplicación gastronómica, el aceite de cannabis también se utiliza ampliamente en cosmética, gracias a la concentración de ácidos grasos insaturados que le permiten realizar una acción marcadamente nutritiva, cumpliendo las funciones normales del trofismo cutáneo: la piel se mantiene así elástica y compacta, favoreciendo el proceso regenerativo.

Conocido también por sus propiedades emolientes, permite combatir y prevenir las rojeces e irritaciones atribuidas a factores climáticos hostiles. No menos importante es la acción antioxidante y antirradical útil en la lucha contra el envejecimiento prematuro y la adaptabilidad de este aceite en la preparación de cremas tanto para la cara como para el cuerpo, así como de champús y acondicionadores, gracias a su fuerte penetrabilidad.

Por lo general, el aceite de cannabis no presenta efectos secundarios significativos o relevantes, especialmente cuando se utiliza como condimento o en el tratamiento de ciertas enfermedades específicas, salvo lo que pueden ser posibles contraindicaciones a los ingredientes activos del cannabis, en primer lugar el THC, aunque aparece en cantidades insignificantes en un aceite obtenido por el prensado de semillas de cáñamo común.

Sin embargo, en presencia de aceite de hachís, cualquier contraindicación suele ser obviada por la rápida metabolización de los cannabinoides, que tienden a ser eliminados más rápidamente que si se toman por inhalación o vaporización.

Propiedades y beneficios del aceite de cannabis

Son muchas las propiedades y beneficios que el aceite de cannabis es capaz de aportar al organismo, gracias a aplicaciones no sólo gastronómicas y cosméticas sino también y sobre todo terapéuticas, que contribuyen a convertirlo en una especie de panacea para todos los males. Gracias a la presencia masiva de triglicéridos, es útil para la piel, ya que tiene una marcada acción nutritiva y protectora, así como antioxidante, demostrando ser una excelente ayuda en la lucha contra el envejecimiento prematuro.

Un estudio de 2014 ha puesto de manifiesto cómo la aplicación de aceite de semillas de cáñamo es capaz de reforzar las defensas de la piel, protegiéndola de las infecciones y, por tanto, resultando eficaz en el tratamiento tópico de la dermatitis, el eczema, la psoriasis, el acné y la rosácea, gracias a la presencia de ácidos grasos y otros compuestos especialmente valiosos. El mismo contenido de ácidos grasos favorece también las funciones cerebrales demostrando su eficacia en la conservación del cerebro, ayudado por la acción beneficiosa de los polifenoles.

Gracias al perfil nutricional del aceite de semillas de cáñamo, que es particularmente completo, también se sugiere fuertemente que este derivado protege la salud del corazón: un estudio publicado en la revista Nutrition & Metabolism muestra que el aceite de cannabis podría tener un efecto particularmente positivo en problemas como la hipertensión y la arteriosclerosis, al tiempo que reduce significativamente los niveles de colesterol. Otras investigaciones realizadas en 2014 mostraron cómo el ácido alfa-linoleico parece reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Estudios realizados en 2017 también han confirmado la eficacia del aceite de cáñamo como antibacteriano, ya que tendría la capacidad de inhibir bacterias especialmente resistentes como el Staphylococcus Aureus, principal culpable de infecciones que pueden implicar a los pulmones, pero también a la piel y al sistema cardiovascular.

También es importante su acción dirigida contra el dolor menstrual, el SPM o síndrome premenstrual y los trastornos relacionados con la menopausia: más del 80% de las mujeres suelen verse afectadas por el dolor físico y el malestar emocional debido, casi con toda seguridad, a la hormona prolactina, que aumenta su sensibilidad.

La presencia de ácido gamma-linoleico en el aceite de cáñamo produce prostaglandina E1 que puede reducir significativamente los efectos.

Un estudio realizado en mujeres afectadas por el síndrome premenstrual ha demostrado que la ingesta diaria de 1g de ácidos grasos esenciales, incluyendo al menos 210mg de ácido gamma-linoleico, contribuye a una reducción significativa de los síntomas.

Asimismo, se reduce la irritabilidad, la retención de líquidos y la sensibilidad mamaria características de este trastorno. Varias investigaciones han demostrado también cómo el aceite de cannabis es capaz de regular los desequilibrios hormonales, reduciendo todos los problemas asociados a la menopausia.

Sin embargo, el aceite de cáñamo de espectro completo también incluye materia vegetal, que incluye ingredientes activos adicionales como el THC y el CBD.

Aunque estos cannabinoides están presentes en cantidades modestas, las concentraciones más altas también pueden ser eficaces en el tratamiento del dolor crónico, así como muscular, articular e inflamatorio: muchos, de hecho, utilizan el cáñamo, así como el aceite de CBD, para obtener alivio del dolor de forma natural, especialmente si está determinado por estados inflamatorios como en el caso del acné o incluso en presencia de inflamación del sistema muscular, evitando así la ingesta de analgésicos de venta libre.

Contraindicaciones del aceite de cannabis

En cuanto a los posibles efectos secundarios del aceite de cannabis, es necesario distinguir entre el aceite de semillas de cáñamo y el hachís o el aceite de CBD.

De hecho, el aceite de cáñamo es un producto apto para todo el mundo, incluidos los niños y los ancianos: en este caso no existen contraindicaciones particulares, ya que la posible presencia de THC en las semillas es limitada, hasta el punto de tener que ingerir al menos 10 litros antes de percibir las consecuencias y las contraindicaciones relativas.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, aunque el tetracannabidiol es casi irrelevante, este factor no descarta su presencia en la sangre, haciéndola claramente visible cuando se realizan análisis específicos de sangre u orina y cualquier prueba toxicológica o de THC.

Sin embargo, es mejor evitar la sobredosis y utilizar el producto preferentemente crudo. Otra cosa es lo que ocurre con el aceite de CBD, que, al menos durante los primeros días de uso, podría provocar ligeros dolores de cabeza, disentería y mareos provocados por la sobredosis del principio activo.

Usos médicos del aceite de cannabis

El aceite de cannabis, en particular si contiene CBD o se deriva del material vegetal del cáñamo, se utiliza ampliamente en el ámbito médico y terapéutico, gracias a los numerosos beneficios que es capaz de aportar al organismo.

De hecho, actúa como un potente antiinflamatorio y analgésico, aliviando el dolor y la rigidez, también derivados de enfermedades crónicas gracias a la fuerte acción antiinflamatoria y analgésica.

Combate eficazmente los estados de ansiedad y estrés, así como los ataques de pánico y el trastorno obsesivo-compulsivo, demostrando ser una valiosa ayuda en el tratamiento de las adicciones: parece que el uso del cannabidiol puede resultar la solución óptima contra los síntomas debidos al consumo de determinadas sustancias, aliviando todos los síntomas relacionados con la abstinencia de las drogas, como la ansiedad, los trastornos del sueño y el estado de ánimo.

Numerosos estudios también han descubierto que el aceite de cannabis desempeña un papel clave en el tratamiento de la epilepsia y los trastornos neuropsiquiátricos, ya que tiene propiedades anticonvulsivas y un nivel de riesgo reducido en relación con los efectos secundarios para las personas que sufren ataques epilépticos.

También ayudaría a combatir el cáncer, ya que entre las potencialidades del CBD también está la de ser un excelente agente anticancerígeno: una investigación publicada en el British Journal of Clinical Pharmacology ha demostrado que el cannabidiol es capaz de frenar la propagación de las células cancerígenas y provocar su muerte.

Es bien sabido que el aceite de cannabis tiene la capacidad de liberar hormonas relajantes que conducen a una progresiva sensación de bienestar en la mente, ya que los cannabinoides son capaces de reducir el estrés, induciendo la calma mediante la estimulación de receptores específicos en el sistema nervioso central y el sistema inmunológico.

Un estudio realizado en 2013 en la Universidad de Haifa (Israel) descubrió que un tratamiento a base de cannabinoides administrado tras una experiencia traumática puede regular la respuesta emocional y prevenir los trastornos relacionados con el estrés.

Los efectos calmantes del aceite también ayudan a mejorar significativamente la calidad del sueño, aliviando los trastornos de ansiedad e inquietud. Una investigación llevada a cabo en 2015 y publicada en The American Journal of Health-System Pharmacy descubrió que el tratamiento con aceite de CBD era eficaz en pacientes veteranos militares que sufrían trastorno de estrés postraumático (TEPT).

En los pacientes que necesitan recuperar peso tras una enfermedad o lesión, el aceite de cannabis es conocido como un estimulante del apetito, induciendo los llamados "munchies" y estimulando el sistema digestivo. Por ello, según la revista International Weekly Journal of Science, puede ser una valiosa ayuda en el tratamiento de los trastornos alimentarios y un excelente tratamiento paliativo si existe obesidad y es necesario controlar el peso rápidamente.

Otros estudios han revelado la capacidad del cannabidiol para tratar de forma natural la degeneración macular en el glaucoma, una enfermedad del nervio óptico que puede conducir a la pérdida de visión y a la ceguera: esto ocurre porque la acumulación de líquido en el interior del ojo tiende a aumentar la presión sobre el nervio óptico, así como sobre la retina y el cristalino, un factor que puede afectar inevitablemente a la integridad del aparato visual.

Según la Sociedad Americana de Glaucoma, el aceite de CBD, aunque tiene efectos temporales, ayudaría a reducir significativamente la presión en presencia de glaucoma, siempre que se administre al paciente cada 3 horas aproximadamente.

También tiene un importante efecto en la reducción del dolor crónico, ya que el cannabis se ha utilizado durante miles de años como un eficaz analgésico y calmante. Numerosos estudios sugieren que los cannabinoides pueden ser útiles en la reducción sustancial del dolor, inhibiendo la transmisión neuronal.

El aceite de cannabis, en particular, tiene la capacidad de aliviar el dolor crónico, así como la inflamación en pacientes con cáncer sometidos a quimio y radioterapia, a menudo utilizado como tratamiento para la fibromialgia.

Sus conocidas propiedades antioxidantes son también beneficiosas para el corazón y en la prevención de enfermedades cardiovasculares, previniendo múltiples trastornos como la hipertensión, la enfermedad coronaria, el ictus, la aterosclerosis y los infartos.

En 2014, la Escuela de Medicina de la Universidad de Nottingham, en el Reino Unido, realizó por primera vez un estudio destinado a confirmar las tesis relacionadas con el cannabidiol y su interacción con los vasos sanguíneos, constatando su evidente efecto relajante y dilatador: esto permite reducir la presión arterial previniendo graves enfermedades del corazón.

Según la comunidad científica, también es un excelente coadyuvante en el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y de enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, donde el cannabidiol puede reducir el dolor y mejorar la movilidad del cuerpo al reducir los espasmos musculares.

Por último, pero no menos importante, el uso del aceite de cannabis en cosmética, donde las fuertes propiedades curativas del ingrediente activo son una valiosa ayuda para preservar la piel de la sequedad excesiva y el envejecimiento prematuro, pero también el cabello y el cuero cabelludo. De hecho, al mejorar la microcirculación a través de la estimulación de la piel mediante un micromasaje, permite promover una correcta oxigenación, haciendo así que el cabello esté más sano y brillante.

Cómo se extrae el aceite de cannabis

En general, el aceite de cannabis obtenido a partir de las semillas de cáñamo se produce mediante un simple proceso de prensado en frío o exprimido, para no afectar a las propiedades organolépticas, ya que se trata de un producto destinado principalmente a la alimentación.

Otra cosa es si hablamos del aceite de CBD, que requiere procesos de extracción más complejos y articulados que pueden implicar el uso de alcohol o de dióxido de carbono supercrítico. La extracción mediante el uso de alcoholes como el etanol y el isopropanol es eficaz debido a la alta solubilidad de los cannabinoides en estos elementos, siempre que se reduzca el contenido de agua en el alcohol.

El uso de etanol para extraer los principios activos de la planta de la marihuana es un método relativamente sencillo y considerado entre los más seguros, ya que la materia vegetal simplemente se macera durante unos 3 minutos en el disolvente elegido, luego se filtra y se mezcla con aceites portadores como el de oliva, coco o cáñamo.

La extracción de cannabinoides mediante el uso de dióxido de carbono supercrítico es, en cambio, un proceso complejo, que requiere equipos específicos y una considerable experiencia: permite extraer los componentes beneficiosos sin el uso de disolventes químicos, mediante el uso de un recipiente a presión en el que se coloca el material vegetal.

A continuación, el dióxido de carbono supercrítico se bombea a través de un filtro en el que, una vez reducida la presión, se separa del material vegetal. Una vez disuelto, deja espacio para los cannabinoides puros, listos para ser introducidos en un aceite portador.

Diferencias entre el aceite de cannabis y el aceite de CBD

El CBD es el cannabinoide que siempre ha demostrado ser sorprendentemente útil en el tratamiento de condiciones médicas menores y mayores: sin embargo, es importante, especialmente para aquellos que necesitan tratamientos terapéuticos con cannabis, conocer la diferencia sustancial entre el aceite de CBD y sus efectos y el aceite de marihuana.

Aunque ambos preparados se derivan técnicamente de la misma planta, el cannabis sativa, los principios activos presentes son diametralmente opuestos, debido tanto a la variedad de plantas de las que se pueden extraer como a las partes de la propia planta utilizadas durante el proceso de producción.

El aceite de cáñamo o aceite de semilla de cáñamo, también denominado aceite de semilla de cáñamo, se obtiene mediante un proceso de prensado en frío de las semillas de cannabis, que permite la extracción directa del componente graso presente en su interior. Aunque tiene notables propiedades organolépticas, se destina principalmente a la alimentación y no tiene valor médico.

El aceite de CBD, por su parte, procede de las inflorescencias femeninas del cannabis y se produce mezclando el extracto cannabinoide puro obtenido por infusión en alcohol o por extracción mediante dióxido de carbono supercrítico con un aceite portador de coco, cáñamo o aceite de oliva virgen extra. Al contrario que el aceite de semillas de cáñamo, tiene todas las propiedades necesarias para ser un preparado terapéutico y curativo.

Cómo fumar aceite de cannabis

Hay varios métodos por los que se puede tomar el aceite de cannabis por inhalación. Para fumar el aceite de CBD de forma satisfactoria, disfrutando de todos sus beneficios, es posible integrarlo con la hierba y luego liar un porro como acostumbran a hacer los usuarios habituales, o inhalarlo mediante el uso de un vaporizador especial que permite potenciar sus propiedades, disfrutando de todos los olores característicos dados por la presencia de cualquier terpeno.

Por otro lado, no es adecuado para ser insertado en un simple cigarrillo electrónico, ya que las resistencias que lo componen tienden a alcanzar temperaturas excesivamente altas que comprometerían su integridad. Por lo tanto, en este caso, es mejor optar por e-líquidos de CBD específicos que permitan apreciar todas las características del principio activo sin comprometer su sabor y eficacia terapéutica.

Otras formas de tomar aceite de cannabis

Además de la tradicional inhalación por vía articular, es decir, integrada en la materia vegetal en cantidades modestas, el aceite de cannabis puede tomarse por vía sublingual, es decir, colocando unas gotas debajo de la lengua para que los principios activos penetren en el organismo de forma muy rápida y reactiva.

También se puede vaporizar, utilizando dispositivos específicos diseñados para producir suficiente vapor para permitir la inhalación de los ingredientes activos sin comprometer su eficacia o calidad.

El aceite también se utiliza ampliamente en comestibles, es decir, como ingrediente en la preparación de sabrosas recetas dulces y saladas a base de cannabis, y finalmente en cosméticos o preparados galénicos de aplicación tópica para tratar problemas que generalmente tienden a afectar a la piel o al sistema muscular.

Muchos productos de CBD están disponibles en CBDmania, que además de aceite CBD cannabidiol, tiene varias variedades de marihuana CBD disponibles en la tiendas online.