El segundo principio activo más abundante en el cannabis sativa, sólo superado por el THC o tetracannabidiol, el CBD o cannabidiol es un metabolito que no tiene ninguna acción psicotrópica o psicoactiva: de hecho, tiene una acción relajante, antidistónica, anticonvulsiva, antioxidante y antiinflamatoria, no es adictivo, sino que, por el contrario, tiene una amplia gama de aplicaciones terapéuticas y médicas avaladas por los resultados de numerosos estudios e investigaciones científicas.

No es casualidad que en los últimos años la comunidad científica haya centrado su atención en el potencial terapéutico del cannabidiol, que se utiliza cada vez más en la llamada ‘terapia del dolor’.

Hasta la fecha, el CBD se cuenta entre los principales elementos del 'cannabis medicinal', utilizado en el tratamiento de enfermedades y trastornos de considerable importancia para el cuerpo humano.

Actualmente está clasificado como alimento por la Unión Europea y está presente en pequeñas concentraciones de menos del 1% en la mayoría de las cepas de marihuana: sin embargo, algunas especies tienen el cannabidiol como cannabinoide dominante.

Se diferencia del THC porque es una molécula especialmente estable, no susceptible de oxidación y capaz de actuar como antagonista competitivo del tetrahidrocannabinol THC, limitando sus efectos y frenando su degradación por el hígado. Disponible en la mayoría de los productos y derivados basados en la cannabis light, se puede tomar en forma de hierba, si se priva del componente psicoactivo característico, aceite de CBD, cristales de CBD puro y no menos importante por medio de la vaporización del e-líquido CBD.

¿Qué es el CBD?

¿Por qué es el CBD tan popular?

El CBD o cannabidiol es un fitocannabinoide no psicoactivo que se obtiene de las inflorescencias de la planta de cannabis sativa y que es especialmente eficaz en el tratamiento de muchos problemas de carácter psicofísico: tiene efectos analgésicos y es un eficaz antidepresivo y ansiolítico.

El CBD o cannabidiol es un fitocannabinoide no psicoactivo que se obtiene de las inflorescencias de la planta de cannabis sativa y que es especialmente eficaz en el tratamiento de muchos problemas de carácter psicofísico: tiene efectos analgésicos y es un eficaz antidepresivo y ansiolítico.

También tiene la capacidad de reducir las manifestaciones de náuseas y vómitos, los trastornos nerviosos, los estados inflamatorios, así como cualquier enfermedad neurodegenerativa, siendo capaz de modular la acción del

THC, aumentando los efectos terapéuticos y limitando los efectos secundarios.

Sin embargo, el CBD no está presente en la planta como tal, sino en su forma ácida: el CBDA. Se convierte en un cannabidiol de pleno derecho cuando se somete al calor natural o a la extracción, procesos por los que el componente ácido se transforma en un cannabinoide neutro mediante la descarboxilación.

A nivel del organismo, el CBD es un agonista de los receptores cannabinoides GPR55, de la serotonina, de los neurotransmisores opioides y de los receptores cannabinoides CB1 y CB2: no se une a los receptores CB1 presentes en el sistema nervioso central aunque actúa sobre canales neuronales diferentes a los del THC y por ello no tiene acción psicoactiva y no altera en absoluto las funciones perceptivas, psicomotoras y psicológicas.

Estudios recientes han demostrado ampliamente los efectos analgésicos, sedantes, antipsicóticos, antiepilépticos, antidistónicos, antiinflamatorios y relajantes musculares característicos, así como los efectos antioxidantes.

¿Cómo funciona el CBD? Cómo tomar el CBD: Esta es la dosis correcta

El CBD se presta a los más variados modos de ingesta, gracias a la amplia gama de productos y derivados del cáñamo sativa disponibles hoy en día en el mercado.

El CBD se presta a los más variados modos de ingesta, gracias a la amplia gama de productos y derivados del cáñamo sativa disponibles hoy en día en el mercado.

La elección es siempre puramente subjetiva: muchos usuarios prefieren confiar en el consumo de cannabis light, en el que el principio activo dominante es precisamente el cannabidiol, por inhalación después de liar un porro clásico. Otros prefieren vaporizar E-líquidos de cannabidiol y cristales de CBD puro mediante dispositivos electrónicos específicos.

Sin embargo, la ingesta más efectiva es a través de la aplicación sublingual: aquí entran en juego los aceites de CBD que pueden proporcionar la mayor concentración de principio activo inmediatamente biodisponible.

Sin embargo, no existe una dosis correcta y recomendada de CBD: una vez más, entra en juego la subjetividad. Sin embargo, para disfrutar de los efectos beneficiosos del cannabidiol, siempre es aconsejable comenzar cada tratamiento con una dosis reducida de unos 10 mg al día, y luego complementar progresivamente las cantidades hasta conseguir los efectos deseados.

El CBD sigue siendo un ingrediente activo seguro: una sobredosis no causa ningún efecto secundario particular o riesgo de sobredosis: simplemente puede causar somnolencia y reducir ligeramente la capacidad de respuesta en términos de movilidad muscular y articular. Sin embargo, el sentido común y la conciencia se aplican: por lo tanto, es importante recordar que se está tomando un ingrediente activo altamente concentrado, un componente esencial de lo que todavía se considera un 'narcótico'.

¿Cuáles son los efectos secundarios del CBD?

La ingesta de CBD no suele presentar efectos secundarios, siempre y cuando no se exceda la dosis o si el usuario presenta predisposiciones particulares.

Sin embargo, es plausible la aparición de manifestaciones físicas desagradables como ansiedad, cambios en el apetito y el comportamiento, cambios repentinos de humor, diarrea, sequedad de boca, náuseas, vómitos, mareos y somnolencia.

Sin embargo, estos efectos tienden a resolverse rápidamente una vez que el ingrediente activo ha desaparecido. Sin embargo, cuando se opta por tomar cannabidiol, independientemente de la modalidad, siempre es recomendable basarse en el sentido común, evitando la exageración.

Propiedades curativas y usos terapéuticos del Cannabidiol

Aunque la mayor parte de los efectos que proporciona el CBD aún no han sido formalizados científicamente, la comunidad científica sigue avalando su eficacia en el tratamiento de muchas afecciones y enfermedades

Aunque la mayor parte de los efectos que proporciona el CBD aún no han sido formalizados científicamente, la comunidad científica sigue avalando su eficacia en el tratamiento de muchas afecciones y enfermedades: es ideal en el tratamiento de convulsiones, espasmos musculares, ansiedad, náuseas, dolor crónico, inflamación, insomnio, gracias a sus fuertes propiedades antiepilépticas y antiespasmódicas, ansiolíticas y antipsicóticas, analgésicas, antiinflamatorias, analgésicas y antioxidantes.

El aceite de CBD, por citar un ejemplo, representa cada vez más la solución contra las patologías que provocan convulsiones, en particular para los sujetos que toman medicamentos antiepilépticos que ya no son eficaces para controlar los síntomas. Precisamente el cannabidiol, gracias a su marcada acción anticonvulsiva, asegura un valioso apoyo especialmente en las terapias contra la epilepsia infantil, como las formas causadas por el síndrome de Dravet.

También reduce determinados estados de ansiedad, como el trastorno obsesivo compulsivo y el trastorno de estrés postraumático, demostrando ser un eficaz antipsicótico y un remedio rápido contra la ansiedad y el estrés, favoreciendo el descanso y limitando el insomnio, así como los estados de depresión.

Los derivados del cannabis con una alta concentración de CBD reducen rápidamente las náuseas, estimulan el apetito y alivian el dolor: por ello, el cannabidiol se utiliza como coadyuvante en las terapias contra el cáncer y como apoyo en el tratamiento del VIH.

Este ingrediente activo también ofrece un efecto relajante y sedante, reduce la inflamación y la tensión, aliviando cualquier manifestación dolorosa asociada a múltiples enfermedades. También resulta ser un valioso aliado contra el asma y en el control de la diabetes y la glicemia.

También es conocido por su acción antiinflamatoria, útil en el tratamiento de enfermedades cutáneas como el acné y la psoriasis, y ayuda a calmar la piel gracias a la presencia de ácidos grasos esenciales. Como potente antioxidante, también combate la formación de radicales libres, previniendo el envejecimiento y protegiendo el cerebro de las enfermedades neurodegenerativas.

La asunción del CBD también es útil en el tratamiento de afecciones reumáticas dolorosas aunque en este aspecto, es más efectivo el gan THC, cuya acción analgésica ha sido ampliamente documentada especialmente en el tratamiento de enfermedades como la esclerosis múltiple.

¿Qué es el aceite de CBD?

El aceite de CBD es uno de los derivados del cannabis más potentes que existen en la actualidad, debido al alto grado de pureza del principio activo del preparado.

El aceite de CBD es uno de los derivados del cannabis más potentes que existen en la actualidad, debido al alto grado de pureza del principio activo del preparado.

Es el resultado de la extracción del cannabidiol de las inflorescencias femeninas de las plantas de cannabis. Antes, existe un proceso de producción particular que utiliza el Co2, que sirve para garantizar la máxima concentración del principio activo disponible, la misma que normalmente se sitúa en torno al 90-99%, sin embargo, sin necesidad de utilizar compuestos sintéticos o alcohol que puedan comprometer las propiedades organolépticas características.

Particularmente eficaz, permite beneficiarse rápidamente de los efectos relajantes y calmantes característicos del cannabis gracias al método de ingesta, por aplicación sublingual. Colocar unas gotas de aceite de CBD bajo la lengua permite que el ingrediente activo entre fácilmente en la microcirculación sanguínea, lo que se traduce casi instantáneamente en sus principales beneficios. Por ello, es un producto especialmente apreciado por los consumidores de cannabis por su versatilidad y rapidez de acción en el organismo.

¿Dónde comprar productos de CBD?

Todos los productos de CBD pueden adquirirse fácilmente en los numerosos grow-shops de todo el país. Sin embargo, si quieres optar por una opción más discreta, sobre todo si no quieres 'poner la cara', puedes recurrir a las compras CBD online.

De hecho, cada vez hay más sitios de comercio electrónico fiables dedicados al cannabis light, que ofrecen una amplia gama de productos y derivados de la marihuana de alta calidad a precios asequibles. CBDMania ofrece una amplia gama de productos a base de cannabis light y weed light procedentes de las mejores cepas de cáñamo sativa disponibles, envíos rápidos y un excelente servicio de atención al cliente dispuesto a disipar cualquier tipo de duda o perplejidad relacionada con el consumo de cannabis legal.