Conocido por sus propiedades psicoactivas, el THC o Delta-9-tetrahidrocannabinol, es uno de los principios activos más conocidos presentes en el cannabis sativa, además de ser considerado el 'progenitor' de los llamados fitocannabinoides, elementos químicos de origen natural clasificados bioquímicamente como terpenofenoles y unidos por la capacidad de interactuar con los receptores cannabinoides típicamente presentes en el sistema nervioso central y periférico.

Aislado por primera vez en 1964 en el Instituto Weizmann de Israel por Raphael Mechoulam, Yechiel Gaoni y Habib Edery, el THC es en realidad una sustancia psicotrópica extraída de las inflorescencias del cannabis que puede tomarse por ingestión, inhalación o, alternativamente, por vaporización. Conocido por sus potentes propiedades analgésicas y analgésicas, el tetracannabidiol tiene efectos claramente eufóricos y marcadas acciones antináuseas, antieméticas y anticinéticas, además de ser una valiosa ayuda para estimular el apetito, así como para reducir la presión intraocular y controlar la agresividad.

En estado puro y a bajas temperaturas, el THC se presenta como un sólido cristalino de color rosado con un aspecto típicamente vítreo, una condición física que tiende a cambiar cuando se somete a temperaturas más altas que pueden hacerlo viscoso y bastante pegajoso. Tiene una solubilidad reducida en el agua, que por el contrario tiende a aumentar cuando se mezcla con disolventes orgánicos: todas las preparaciones de uso comercial se presentan, de hecho, en forma de líquido aceitoso con un color amarillo/marrón característico.

¿Qué es el THC?

El THC o tetracannabidiol es la principal sustancia química responsable de lo que generalmente son los efectos psicológicos y psicoactivos dados por la ingestión de la planta de cannabis sativa, esto se debe a que actúa directamente sobre los receptores cannabinoides concentrados principalmente en las áreas del cerebro responsables de la percepción temporal y sensorial, el placer, el pensamiento, la memoria y la coordinación.

De hecho, varios estudios realizados por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas han demostrado que la ingesta de THC estimula la liberación de dopamina, provocando así una sensación de euforia y relajación, junto con una posible alteración auditiva, olfativa y visual y una percepción diferente del espacio-tiempo.

La estructura química del THC se asemeja a la de la anandamida, un endocannabinoide presente de forma natural en el cuerpo, descubierto en 1992 y capaz de interactuar con los receptores C1 y C2 e imitar los efectos de los compuestos psicoactivos que se encuentran comúnmente en el cannabis, caracterizando muchas acciones diferentes que de esta forma pueden influir en ciertos aspectos de la vida diaria, desde el estado de ánimo hasta el apetito, todo ello extremadamente variable y subjetivo.

Por lo tanto, la misma estructura puede considerarse análoga a la que constituye un terpeno unido a un resorcinol sustituido por alquilo o, alternativamente, a la de un sistema de anillos de benzopirano, ambos compuestos por 21 átomos de carbono, 30 átomos de hidrógeno y 2 átomos de oxígeno: aunque ambas estructuras químicas implican una nomenclatura diferente, en el primer caso el THC toma el nombre de delta-1-tetrahidrocannabinol o delta-1-THC mientras que en el segundo caso delta-9-THC, todos ellos comúnmente simplificados bajo el nombre canónico de THC.

El tetracannabidiol o THC es, por tanto, el principio activo responsable de las propiedades psicoactivas del cannabis, así como de muchas de sus propiedades terapéuticas, presente principalmente en los tricomas, parte integrante de las inflorescencias del cannabis sativa.

Diferencias entre el THC y el CBD

Tanto el THC como el CBD son los dos principales compuestos químicos que se encuentran habitualmente en el marihuana.

Tanto el THC como el CBD son los dos principales compuestos químicos que se encuentran habitualmente en el marihuana. Aunque ambos tienen la misma estructura molecular, formada por 21 átomos de carbono, 30 átomos de hidrógeno y 2 átomos de oxígeno, una ligera diferencia en la disposición de los propios átomos contribuye a determinar los diferentes efectos en el organismo. Tanto el CBD como el THC son también químicamente similares a los endocannabinoides presentes de forma natural en el cuerpo: esto les permite interactuar con los receptores cannabinoides con facilidad.

Esta interacción afecta a la liberación de neurotransmisores en el cerebro, sustancias químicas que son directamente responsables de la transmisión y la comunicación entre las células y desempeñan un papel clave en la percepción del dolor, las funciones del sistema inmunitario, el estrés y el sueño, por nombrar algunas.

Sin embargo, aunque las estructuras químicas del cannabidiol CBD y del THC son similares, los efectos de ambas sustancias son totalmente diferentes: el CBD o cannabidiol no provoca ningún efecto psicoactivo y tiende a amortiguar la acción típica del THC, porque su unión a los receptores cannabinoides-1 es especialmente débil. El tetracannabidiol, por su parte, se une de forma natural a los receptores cannabinoides 1, los llamados receptores CB1 del cerebro, y provoca así una sensación de euforia elevada, generalizada y persistente.

La diferencia sustancial entre el THC y el CBD radica básicamente en los efectos que dan ambas sustancias y aunque el CBD no implica la acción psicoactiva propia del THC, sigue aportando los mismos beneficios terapéuticos del tetracannabidiol contra el organismo.

El CBD se utiliza en el tratamiento de afecciones como las convulsiones, el dolor, la inflamación, la psicosis y los trastornos mentales, las náuseas, la migraña, la ansiedad y la depresión, al igual que el THC, también se utiliza para aliviar una serie de síntomas relacionados con la espasmodicidad muscular, el glaucoma, el insomnio y la falta de apetito.

La ingesta de ambas sustancias puede provocar algunos efectos secundarios y aunque el CBD es bien tolerado por el organismo incluso cuando se toma en dosis elevadas, numerosos estudios científicos atribuyen cualquier acción desagradable a la interacción entre el cannabidiol y los fármacos con los que este activo interactúa.

El THC, aunque no es en absoluto letal ni potencialmente peligroso, puede provocar efectos secundarios temporales como el aumento del ritmo cardíaco, problemas relacionados con la coordinación motora, sequedad de boca, lentitud de reacción, pérdida de memoria y enrojecimiento de los ojos, fenómenos característicos de las propiedades psicoactivas de este compuesto.

¿Qué efecto tiene el THC en el organismo humano?

Los efectos en el organismo del consumo constante de THC son múltiples. Este principio activo actúa estimulando la parte del cerebro responsable del placer, liberando dopamina que puede determinar una sensación de relajación, bienestar y euforia.

Los efectos en el organismo del consumo constante de THC son múltiples. Este principio activo actúa estimulando la parte del cerebro responsable del placer, liberando dopamina que puede determinar una sensación de relajación, bienestar y euforia. Al fumar el cannabis se produce el pico de acción del THC en unos 30 minutos y luego desaparece en unas 1-3 horas. Esta acción se reduce considerablemente si el THC se toma a través de comestibles de cannabis.

Sin embargo, la experiencia de consumir THC puede no ser universalmente agradable: en algunos casos puede provocar pánico y miedo, aumentando las manifestaciones depresivas si ya están presentes.

También puede generar paranoia si se toma en dosis elevadas, lo que contribuye a una pérdida de contacto con la realidad y, en casos especialmente graves, conduce a fenómenos alucinógenos. El THC también puede alterar los sentidos llevando a percibir los colores de forma más pronunciada, provocando una distorsión en la percepción del tiempo y el espacio y reduciendo cualquier tipo de freno inhibitorio.

En 1 de cada 6 casos, el THC puede provocar adicción, que se hace más significativa si el consumidor es habitual. También puede provocar los mismos trastornos respiratorios que el tabaquismo, aumentando el riesgo de infecciones y manifestaciones como la tos recurrente y la producción excesiva de mucosidad.

Sin embargo, el tetracannabidiol tiene múltiples efectos beneficiosos y terapéuticos que hacen que este principio activo se utilice ampliamente en el tratamiento del dolor relacionado con determinadas enfermedades graves, aliviando las manifestaciones de dolor agudo y persistente y siendo eficaz en el tratamiento de los espasmos musculares típicos de la esclerosis múltiple, las convulsiones, la ansiedad, la depresión y los trastornos del sueño, la pérdida de apetito debida a trastornos alimentarios graves, las náuseas y los vómitos provocados normalmente por la quimioterapia y la radioterapia.

Los consumidores habituales de marihuana atribuyen a la combinación de THC y CBD un aumento sustancial del apetito, por lo que estas tesis, respaldadas por numerosos estudios científicos, han promovido el uso del tetracannabidiol en el tratamiento de enfermedades como el VIH y la anorexia.

Sin embargo, sigue siendo perjudicial tomar el principio activo en combinación con el alcohol, una sinergia que suele tener un efecto especialmente negativo en las acciones cotidianas más comunes. Ni que decir tiene que, como en todo, se aplica la regla del sentido común: lo que es deletéreo o perjudicial es un uso irreflexivo, inmoderado e inconsciente de la sustancia que, si se utiliza por el contrario con criterio, puede determinar sin duda importantes beneficios para el organismo.

Efectos secundarios del THC en sangre y orina

Llenar" cuando se habla de THC implica la difusión relativa de la sustancia activa tanto en la sangre como en la orina, donde permanece durante un periodo de tiempo variable y subjetivo, influenciado principalmente por la cantidad de sustancia tomada así como por el hábito más o menos frecuente de consumo.

El THC en la sangre es detectable mediante pruebas específicas, de 3 a 5 días después de la asunción. La presencia de tetracannabidiol en la orina puede durar de 4 a 6 semanas en el consumidor habitual, periodo de tiempo que se reduce a 5-7 días si el consumidor es por el contrario ocasional.

En ambos casos se hace necesaria una verdadera fase de desintoxicación, si existe la necesidad de realizar algún análisis de sangre u orina más o menos preciso, esto de tal manera que se pasen fácilmente las pruebas de THC.

Más allá de este factor, es importante tener en cuenta cuáles pueden ser los efectos secundarios provocados por el principio activo que pueden presentarse de forma más o menos aguda: alucinaciones, ansiedad, paranoia, reducción de los frenos inhibitorios, euforia, alteración de la percepción del espacio y del tiempo, trastornos relacionados con la comunicación verbal e incluso sequedad de boca, náuseas y enrojecimiento de los ojos.

Estas son, sin duda, unas de las principales manifestaciones relacionadas con la ingesta de THC, además de un aumento sustancial del apetito clásicamente definido como munchies.