Los tricomas, típicos en las plantas de cannabis pero comunes en otras especies botánicas habituales en la naturaleza, son filamentos cristalinos microscópicos, dados por las secreciones epidérmicas producidas por las flores de la planta hembra y capaces de producir la resina característica de la que se obtiene el THC y el CBD, cuya concentración puede variar dependiendo de la propia especie botánica.

El término tricoma tiene su origen en el griego Tríchōma, 'crecimiento de pelos', debido a su tamaño, tan pequeño que es necesario utilizar un microscopio para observar su forma y comprender sus características físicas.

Similares a los tallos con pequeñas protuberancias circulares, los tricomas a menudo pueden causar confusión debido a su notable parecido con los pistilos: sin embargo, es principalmente su funcionalidad la que marca la diferencia, ya que es precisamente la cantidad de resina producida por los tricomas la que determina la calidad de la inflorescencia del cannabis, estableciendo así sus conocidas propiedades psicoactivas y terapéuticas.

También hay que tener en cuenta que el tricoma es una defensa natural de la planta que, gracias a la resina, es capaz de protegerse no sólo de los rayos UV, sino también de cualquier agresión externa por parte de insectos y parásitos que podrían comprometer inevitablemente su integridad.

Los tricomas de las plantas: ¿Qué son los tricomas? Y para qué sirven

Lo suficientemente pequeños como para que sea necesario utilizar un microscopio o una lupa para observar sus características, los tricomas son filamentos cristalinos que cubren las inflorescencias del cannabi

Lo suficientemente pequeños como para que sea necesario utilizar un microscopio o una lupa para observar sus características, los tricomas son filamentos cristalinos que cubren las inflorescencias del cannabis con un verdadero manto de resina capaz de influir significativamente en la calidad real de la hierba en términos de concentración de principios activos.

El diccionario Merriam-Webster define el tricoma como un crecimiento filamentoso, específicamente: una estructura epidérmica vellosa presente en una planta, aunque, sin embargo, comparar los tricomas con los pelos tiende a generar cierta confusión con los pistilos, que, por el contrario, son perfectamente visibles a simple vista y son, de hecho, también filamentos similares a los pelos, pero que se extienden desde los cálices de las plantas de marihuana hembra en floración, indispensables para la polinización.

En general, los tricomas, biológicamente hablando, no son más que auténticas 'fraguas' de cannabinoides, presentes principalmente en las inflorescencias y en las llamadas hojas de azúcar del cannabis: ni que decir tiene que, a nivel organoléptico, los tricomas ricos en CBD serán más adecuados para su uso terapéutico, mientras que si son más ricos en THC serán útiles para favorecer la característica acción psicoactiva típica de la marihuana.

Los tricomas, sin embargo, son capaces de promover múltiples funciones estrechamente relacionadas con la supervivencia del cannabis, ya que el mismo recubrimiento pegajoso hecho de resina, es una forma de defensa esencial para combatir la contaminación por hongos, así como cualquier ataque de herbívoros depredadores, parásitos e insectos.

Algunos tipos de mosquitos, las moscas por ejemplo, no pueden penetrar de ninguna manera esta barrera formada por los tricomas, al tiempo que la acción de los terpenes les disuade de atacar al desprender el aroma característico que actúa como un eficaz elemento disuasorio.

Asimismo, gracias a la presencia de tricomas, la planta de cannabis aumenta sus posibilidades de crecimiento y desarrollo incluso en condiciones climáticas adversas: baste decir que en la naturaleza, la resina es capaz de preservar las plantas de marihuana que crecen espontáneamente, tanto de la fuerza de los vientos como de la luz solar excesivamente agresiva.

Más allá de lo que pueda ser la fisiología de los tricomas aplicada a la planta de cannabis, asumen una importancia fundamental sobre todo para los cultivadores aficionados y avanzados en virtud de la producción de terpenes y cannabinoides que son capaces de implementar, ya que son los responsables de todos aquellos procesos que determinan la potencia así como el sabor y olor característicos de la marihuana.

Los cannabinoides, entre ellos el THC y el CBD, confieren al cannabis sus efectos físicos, terapéuticos y psicoactivos, mientras que los terpenes o hidrocarburos aromáticos dan a las inflorescencias diferentes sabores y aromas según la especie.

Por lo tanto, es plausible definir los tricomas como verdaderas estructuras capaces de encerrar la esencia de las propiedades psicoactivas del cannabis, capaces de ofrecer un soporte válido para el cultivador, destinado a establecer el momento óptimo de la cosecha de las inflorescencias: de hecho, observando la variación cromática de los tricomas impregnados de resina mediante una lupa o un microscopio, es posible controlar el nivel de maduración de la manera más provechosa.

Desde el principio del periodo de floración de las plantas de cannabis hasta la mitad, los tricomas son de color transparente: sólo durante la fase final del ciclo de floración adquirirán un característico color blanco lechoso y sólo después se volverán de color ámbar.

Los cultivadores experimentados tienden a cosechar una vez que han alcanzado una mezcla de estos dos últimos tonos, aunque en realidad hay muchos factores que pueden indicar la madurez de las inflorescencias, aunque de forma aproximada. La observación de las variaciones cromáticas de los tricomas sigue siendo, sin embargo, una de las variables más fiables a las que es posible atenerse.

Es importante destacar la importancia de la relación entre los tricomas y la luz ultravioleta, que es la responsable de dar al cannabis el "quid" que marca la diferencia de calidad. Las plantas de marihuana ven la fuente de luz como una necesidad y en el momento en que reciben el espectro de luz ideal para ellas, ofrecen el mejor rendimiento, tanto en términos de rendimiento aromático como de calidad general de la inflorescencia.

Esto se debe a que los propios tricomas responden positivamente a la irradiación UV, que es necesaria para darles la capacidad de producir tipos específicos de terpenos y cannabinoides.

Tricomas de cannabis

Los tricomas son, por tanto, apéndices cristalinos que se asemejan a la forma de una seta y cubren la superficie de las inflorescencias maduras del cannabis, donde se produce y almacena la resina

Los tricomas son, por tanto, apéndices cristalinos que se asemejan a la forma de una seta y cubren la superficie de las inflorescencias maduras del cannabis, donde se produce y almacena la resina: desde un punto de vista científico, pueden definirse como pequeños y finos pelos o excrecencias que surgen de la epidermis de las plantas típicamente unicelulares y glandulares.

Una glándula es una estructura vegetal o animal capaz de segregar de forma autónoma determinadas sustancias químicas, esenciales para el organismo examinado o destinadas a ser expulsadas al entorno en forma de 'arrera defensiva'.

Son los cálices y los pistilos de la inflorescencia del cannabis no polinizado los que están cubiertos de tricomas, que generan una secreción glandular, resultado de un complejo proceso de biosíntesis. Es precisamente por esta secreción que se producen metabolitos, precursores fitoquímicos que incluyen los cannabinoides en el caso de la marihuana.

Los terpenos también se producen dentro de los tricomas y tienden a acumularse junto con la resina en las cavidades secretoras.

La resina es, de hecho, una verdadera arma defensiva necesaria para que la planta sobreviva más fácilmente en su hábitat natural. Hay muchas familias de terpenos y en muchos casos se producen especialmente para ser excelentes repelentes contra los patógenos, como los animales herbívoros e insectívoros o los hongos. Una vez cosechadas y secadas las inflorescencias, son los tricomas y la resina que contienen los que determinan los efectos psicoactivos y potencialmente terapéuticos según los tratamientos a los que se sometan.

El hachís se origina a partir de la resina producida por los tricomas.

Antiguamente se producía mediante un sencillo método de extracción en seco, un método inventado en Marruecos y que pronto se extendió por todo el mundo, dando lugar al llamado hachís 'Doble Cero': las inflorescencias maduras se envolvían en una tela fina y se golpeaban sobre la superficie de un gran recipiente de forma que se depositaban los tricomas en su interior, que luego se prensaban en forma de tortas.

Hoy en día este método ha sido superado por técnicas modernas más capaces de preservar la integridad de la resina desde el punto de vista organoléptico, aunque sigue representando una tradición que ha dado lugar a un hachís de excelente calidad y muy apreciado por los fumadores.

El color de los tricomas, diminutas fábricas de fitoquímicos, es de hecho el principal indicador para reconocer fácilmente el punto de maduración de la marihuana, definiendo la cosecha de los cogollos. Al principio de la fase de floración, los tricomas parecen transparentes, los cálices aún no están agrandados y los pistilos son blancos o amarillentos.

Con el paso del tiempo, los propios cálices comienzan a hincharse y los tricomas van perdiendo su característica transparencia, dando paso a un color blanco lechoso opaco, mientras que las finas excrecencias que los componen comienzan a curvarse hacia fuera, gracias al peso de la glándula bulbosa que ahora está impregnada de resina.

Es en este momento cuando los pistilos se marchitan, comenzando a mostrar una coloración más oscura e intensa que puede variar del amarillo intenso al naranja, marrón o malva según la especie.

En las últimas semanas de la fase de floración, los tricomas tienden a tomar diferentes colores dependiendo de la variedad de cannabis, aunque por lo general tienden a ser tonos más oscuros, pasando del blanco lechoso al amarillento o rosa oscuro, tomando un color violáceo en las especies exóticas.

Las mayores concentraciones de THC se alcanzan durante la fase de marchitamiento de los pistilos: aquí las glándulas están ahora cargadas de resina, pero todavía firmemente ancladas a los tallos que las sostienen.

Posteriormente, sin embargo, el THC tiende a degradarse, dejando espacio para el CBD y otros cannabinoides con propiedades terapéuticas, comúnmente presentes en los tricomas más maduros y oscuros. Sin embargo, sólo una gran experiencia puede permitirle determinar el momento más adecuado para la cosecha, en función de los efectos deseados.

Cuántos tipos de tricomas de cannabis existen

En el cannabis, los principales lugares donde se sintetizan y almacenan los metabolitos secundarios o cannabinoides son unas diminutas estructuras llamadas tricomas glandulares.

Aquí se concentran no sólo los principios activos, sino también la mayoría de los monoterpenos y sesquiterpenos producidos por la planta. Desempeñan un importante papel terapéutico y farmacológico y, por ello, las materias primas utilizadas en la producción de medicamentos deben contener una cantidad significativa de tricomas glandulares en la fase óptima de desarrollo, para garantizar la máxima eficacia.

La planta de cannabis tiene seis formas distintas de tricomas, cada una con características diferentes y concentraciones igualmente variables de ingredientes activos.

Tricomas unicelulares

También conocidos como tricomas de recubrimiento, los tricomas unicelulares no tienen ninguna función secretora. Se forman primero después de la germinación, cubriendo la superficie de las hojas cotiledonares y durante todo el ciclo de vida de la planta, continúan desarrollándose, desempeñando un papel decisivo en la reducción de la pérdida de agua de las hojas, actuando como aislante contra las temperaturas excesivamente altas.

Tricomas cistolíticos

Por otro lado, los tricomas cistolíticos son ricos en caliza y contribuyen a que la superficie superior de las hojas sea áspera al tacto, de modo que resulten menos atractivas para posibles depredadores herbívoros.

Los tricomas glandulares sésiles son glándulas resinosas con forma de bulbo, derivadas de las células subepidérmicas: cubren toda la parte aérea de la planta y contienen las células secretoras responsables de la biosíntesis de los cannabinoides y los aceites esenciales. Al principio parecen transparentes, pero durante la maduración cambian su color de blanco lechoso a amarillo ámbar. Aunque la función biológica no está clara, parece que sirven para defender los tejidos vegetales de posibles depredadores.

Tricomas sésiles anterodiales

Presentes sólo en las plantas masculinas, se consideran una forma distinta de tricomas sésiles debido a su importante tamaño: no tienen funciones secretoras.

Tricomas glandulares pedunculados

Los tricomas glandulares pedunculados suelen abundar en las inflorescencias femeninas, presentando una 'cabeza resinosa' similar a la de los tricomas glandulares sésiles, aunque la planta tiende a desarrollarlos sólo durante la fase de floración.

El contenido de las cabezas resinosas parece transparente durante las primeras fases de desarrollo, convirtiéndose en blanco opaco sólo después. Una maduración excesiva provoca un oscurecimiento de los tricomas, debido a los procesos necróticos sobre las células secretoras, responsables del almacenamiento de los principios activos pero también de los procesos de biosíntesis.

Cubren por completo las inflorescencias femeninas formando una verdadera barrera resinosa y pegajosa contra los insectos y los parásitos, que quedan fácilmente atrapados allí. También proporcionan una protección eficaz contra la desecación y el calor, mientras que la resina ayuda a proteger la planta de los rayos UV.

Tricomas bulbosos glandulares

Especialmente presentes en el tallo, los tricomas del bulbo glandular son extremadamente pequeños en comparación con los otros tipos. No están provistas de ningún tallo, sino que están unidas a la epidermis por dos células simples. Sin embargo, las glándulas bulbosas apicales no contienen concentraciones significativas de cannabinoides, por lo que la función de estas complejas estructuras aún no está clara.

Una alta concentración de tricomas glandulares pedunculados en las inflorescencias de la planta de cannabis proporciona la base para un alto contenido de principio activo.

Cómo saber el estado de madurez de la marihuana mirando los tricomas

No es el cambio de color de los pistilos lo que determina la madurez de un cogollo, sino el estado de madurez de los tricomas, aunque el desarrollo de ambos puede ir probablemente de la mano. Por lo tanto, la mejor manera de determinar el período más favorable para la recolección de las inflorescencias es examinar cuidadosamente los tricomas con un microscopio o una lupa con un aumento de al menos 100 veces, controlando las diferentes fases de desarrollo.

Cuando los tricomas adquieren un color transparente significa que sólo contienen los precursores de los cannabinoides capaces de inducir los efectos psicoactivos conocidos: la recolección en esta fase comprometería inevitablemente la concentración de principios activos presentes, haciendo que el producto final no sea muy potente en términos de efectos.

Posteriormente los tricomas adquieren un aspecto más opaco y lechoso, y en este caso el THC alcanza su plena madurez: aunque la concentración se expresa en este caso al 100%, hay que entender que la planta sigue produciendo constantemente glándulas transparentes incluso después de la cosecha, factor que implica la imposibilidad de observar cogollos completamente envueltos sólo por tricomas lechosos capaces de proporcionar una concentración máxima de principios activos.

Una vez que las glándulas han tomado un color ámbar, ya no estamos en presencia de THC sino de CBN, su forma degradada: en este caso el producto ha perdido la mayor parte de su 'poder', presentando propiedades menos embriagantes pero más narcóticas.

De hecho, esperar obtener inflorescencias con un 100% de tricomas opacos es casi imposible: como norma general, la regla sugiere cosechar cuando alrededor del 85% de ellos presentan una totalidad lechosa, el 10% ámbar y sólo el 5% transparente.

También es posible conocer de antemano qué efectos inducirán los cogollos: si se anticipa la cosecha, las inflorescencias inducirán sensaciones cerebrales y embriagadoras, el llamado subidón, mientras que si se pospone el corte de los cogollos, los efectos serán más 'corporales'. El análisis de estos factores puede ayudar, sin duda, a que usted pueda cosechar según sus necesidades personales y los efectos deseados.

¿ Cómo aumentar la producción de tricomas en la marihuana ?

No hay trucos ni trucos mágicos: para obtener inflorescencias con una alta concentración de tricomas y, por tanto, de principios activos, es necesario invertir un especial cuidado y atención en el crecimiento de las plantas, empezando por la fertilización: si en la fase de desarrollo la planta de cannabis necesita dosis considerables de nitrógeno, por el contrario, en la fase de floración, la fertilización deberá centrarse en la administración de fósforo y potasio, reduciendo drásticamente el propio nitrógeno.

Este cambio, sin embargo, podría provocar un cambio significativo en el pH del agua, y en este caso será necesario intervenir con el llamado lavado del suelo o enjuague con agua pura y una solución ligera, en las últimas 12 semanas de floración, cuando los pistilos alcancen el 50% de su color rojo/naranja.

Una vez que las flores han madurado y se ha alcanzado el pico de producción de tricomas, este proceso finalizará con un nuevo lavado: en este caso será necesario vigilar las inflorescencias hasta el final de la octava semana, comprobando que los tricomas son blancos y ámbar.

Si al final de la novena semana aún no están maduros, será necesario volver a lavarlos. Se trata de un proceso lento, que requiere paciencia pero que, sin embargo, garantiza unos resultados excelentes.

Otra astucia a adoptar para permitir que las inflorescencias produzcan una mayor cantidad de tricomas, viene dada por la llamada defoliación estratégica, práctica que consiste en el raleo de las hojas de sol que tienden a impedir la correcta penetración de la luz sobre las inflorescencias: suprimirlas en pequeños grupos mediante la práctica del lollipopping permite a la planta concentrar su energía en el desarrollo de cogollos grandes y consecuentemente más ricos en componente resinoso.

También hay que prestar atención a la contaminación lumínica, que es un enemigo acérrimo de las plantas de cannabis que se desarrollan según un fotoperiodo preciso.

Aunque las plantas autoflorecientes toleran mejor la contaminación lumínica, una interrupción del ciclo de 12 horas de oscuridad puede ser perjudicial para los cogollos.

Para garantizar la máxima producción de tricomas, es necesario asegurarse de que el periodo de oscuridad sea total, ya que las plantas hembras, si se estresan, pueden desarrollar caracteres intersexuales y producir polen, lo que da lugar a una hierba de baja calidad y rica en semillas.

Por último, pero no por ello menos importante, recomendamos utilizar desde el principio una genética de alta calidad, seleccionando especies adecuadas para el entorno y el clima si se desea cultivar al aire libre. No hay fórmulas mágicas para obtener inflorescencias ricas en tricomas, pero la paciencia, así como la atención y el cuidado de los detalles pueden marcar la diferencia en términos de rendimiento y calidad del producto final.