Aunque cultivar cannabis no es tan difícil, no te convertirás en un experto cultivador de cannabis de la noche a la mañana. Si eres nuevo en el mundo del 'cultivo de cannabis', probablemente tendrás todo tipo de preguntas.

Además, si llevas un tiempo cultivando cannabis y quieres llevar tus habilidades al siguiente nivel, aprender métodos de cultivo avanzados te resultará muy útil.

Nuestra guía de cultivo de cannabis está diseñada para ser un recurso útil tanto para los que cultivan por primera vez como para los expertos en cannabis.

¿Cómo se cultiva el cáñamo?

Es posible cultivar cannabis en el exterior, que es el tipo de cultivo más utilizado en la industria, o bien en el interior, por ejemplo entre las paredes de tu casa, que es la mejor solución si quieres proteger tu privacidad cultivando con absoluta discreción, con fines puramente personales.

Ambos cultivos requieren un procedimiento específico destinado a optimizar el crecimiento y el desarrollo de las plantas de cáñamo hasta la obtención de las inflorescencias, un procedimiento que requiere un cuidado y una atención particular, empezando por la elección de las semillas.

Un punto de partida que no debe subestimarse es, por tanto, la elección de las semillas, que deben estar necesariamente certificadas y garantizadas por la Unión Europea, es decir, registradas en la lista de las 68 especies de cáñamo autorizadas en Europa.

Entre las variedades sugeridas y, por tanto, consideradas preferibles para el cultivo de cannabis tanto en interior como en exterior, se encuentra la dioica húngara Kompolti, obtenida mediante la combinación de cáñamo húngaro, chino y, con toda probabilidad, italiano, que destaca por su adaptabilidad a diferentes climas y por su amplio desarrollo vegetativo.

Originalmente seleccionada para producir biomasa, ofrece sin embargo una producción más que satisfactoria tanto en términos de inflorescencias como de cantidad de semillas.

La variedad KC-Virtus vuelve a ser originaria de Hungría, aunque en este caso se trata de un híbrido Kompolti de predominio femenino. Al igual que su 'madre genética', ofrece cantidades discretas de semillas e inflorescencias a pesar de haber nacido con el propósito principal de producir biomasa.

Sin embargo, la variedad Finola siempre ha sido una de las más apreciadas tanto por los cultivadores experimentados como por los novatos: desarrollada en Finlandia desde 1995, suele utilizarse para la producción de aceite y semillas, al tiempo que ofrece un buen rendimiento en términos de inflorescencias ricas en CBD.

Se trata de una especie autofloreciente, que no necesita condiciones especiales de luz controlada y cuyas inflorescencias aparecen en función de la edad de la propia planta, lo que permite varias cosechas en un año, a partir de pocos meses después del desarrollo.

También es famosa la Antal, procedente de la Alta República Checa, una especie de ciclo medio-tardío con un contenido de THC muy bajo, inferior al 0,2%, aunque tiene una alta concentración de CBD. No hay que subestimar la variedad Carmagnola, caracterizada por un desarrollo vegetativo discreto y, una vez más, por un rendimiento apreciable, tanto en términos de inflorescencias como de semillas.

Cuál es la mejor hierba para cultivar para los principiantes

Hay muchas variedades de marihuana aptas para el cultivo y que son perfectas tanto para los principiantes como para los que no tienen el clásico 'pulgar verde': variedades aún amparadas por la Unión Europea y capaces de asegurar el óptimo desarrollo de la planta y de las posteriores inflorescencias, pero sin requerir precauciones especiales, que van más allá del procedimiento común a seguir para obtener lo mejor del propio cultivo.

Critical es una variedad bastante fácil de cultivar, capaz de satisfacer a todo el mundo al ofrecer un excelente rendimiento de producción combinado con un periodo de floración especialmente corto que es de aproximadamente 7 semanas. Muy apreciado por los cultivadores que prefieren especies poco exigentes que no requieren una atención especial.

También recomendamos la White Widow, que es adecuada para los cultivadores principiantes debido a su característica fuerza y vigor en el crecimiento, incluso si se somete a condiciones no especialmente favorables. Cuando se cultiva en interior, puede producir hasta 450-500 gramos de cogollos por metro cuadrado, aumentando su rendimiento cuando se cultiva en exterior: no requiere demasiada atención y garantiza un rendimiento óptimo sin necesitar un mantenimiento constante. Esto la hace especialmente adecuada para los principiantes que quieren conseguir resultados significativos con la mínima preocupación.

Conocida por ser apreciada casi universalmente, la Skunk XL es una variedad feminizada extremadamente fácil de cultivar que destaca por sus bajos requisitos de mantenimiento, lo que la hace perfectamente adecuada tanto para el cultivo en tierra como en hidroponía. No requiere largos periodos de floración y su tamaño puede mantenerse fácilmente bajo control, independientemente del espacio disponible y, debido al limitado periodo de floración de 7-8 semanas, también puede cultivarse al aire libre, en zonas climáticas menos favorables.

La Northern Lights también es una opción popular para los cultivadores novatos, ya que es una índica dominante con un tamaño medio que puede alcanzar 1,2 m o más cuando se cultiva en interiores en una caja de cultivo. Su periodo de floración, de nuevo limitado a 8 semanas, da lugar a rendimientos más que satisfactorios, a menudo superiores a los 500 gramos por metro cuadrado.

También es adecuada para los principiantes la Gorilla Glue, una variedad autofloreciente considerada uno de los mejores híbridos para cultivar independientemente de la experiencia: crece rápidamente y está lista en sólo 8-9 semanas, proporcionando unos rendimientos absolutamente asombrosos que pueden rondar los 300 gramos de inflorescencias por planta.

Cultivar cannabis en casa: ¿qué necesitas?

Cultivar cannabis en casa es relativamente sencillo: contar con el equipo adecuado, un 'kit de inicio' apropiado, permite obtener enormes satisfacciones del cultivo, empezando por el correcto desarrollo de las plantas hasta la cantidad de inflorescencias obtenidas, más o menos cuantiosas según la variedad genética seleccionada.

Por lo tanto, la elección del espacio es fundamental, abierto si se opta por centrarse en el cultivo al aire libre o de interior para el cultivo de interior, donde en este caso es una buena regla para aprovechar una caja de cultivo que puede facilitar en gran medida la gestión de las plantas.

En el cultivo de cannabis en casa, el sistema de iluminación juega un papel fundamental, ya que tanto el modelo como la calidad de las lámparas influyen notablemente en el desarrollo, crecimiento y floración de las plantas.

Por eso es necesario no ir a lo 'barato', sino elegir un producto fiable que garantice el mejor rendimiento. Entre las lámparas más comunes para el cultivo se encuentran las HID o de descarga de alta intensidad, conocidas por su eficiencia y los resultados que son capaces de ofrecer, así como las MH o de haluro metálico, útiles en la fase de crecimiento vegetativo.

Las lámparas HPS o de sodio de alta presión emiten una luz rojiza, especialmente recomendada para la floración. Por otro lado, es posible utilizar luces LED, que son eficientes, con bajo consumo de energía y capaces de proporcionar el mejor rendimiento durante toda la duración del cultivo.

También es importante tener el medio de cultivo adecuado para el método de cultivo elegido: ya sea aeroponía, hidroponía, coco o tierra.

Teniendo en cuenta el método tradicional por excelencia utilizado para cultivar el cannabis, es decir, en tierra, un medio siempre sugerido porque tiene un mayor margen de tolerancia hacia los errores más comunes, es bueno saber que hay muchas mezclas de tierra fácilmente disponibles y que difieren en calidad y composición: el cannabis requiere suelos universales de buena calidad, que permitan liberar nutrientes útiles para las plantas durante toda la duración de la fase vegetativa.

No se recomiendan las tierras para macetas implementadas con fertilizantes de liberación gradual, ya que a menudo tienden a representar una 'pista falsa'.

Es mejor integrar el sustrato de forma independiente en el momento de la floración con elementos adecuados que puedan optimizarlo.

El cultivo de césped en casa requiere la ayuda de macetas en las que introducir las plantas, preferiblemente de forma rectangular. Pueden ser simples 'bolsas de cultivo' de plástico o de tela transpirable, con la única condición de que tengan un orificio en el fondo para permitir un riego adecuado sin provocar el estancamiento del agua, perjudicial para la planta de marihuana.

Las plantas jóvenes de cáñamo no deben abonarse nunca antes de las 2 ó 3 semanas de vida, ya que el uso de una tierra universal como sustrato puede garantizar la cantidad correcta de nutrientes para un desarrollo óptimo durante toda la fase vegetativa. Sin embargo, a partir de la fase de floración, será oportuno dotarse de fertilizantes específicos capaces de aportar todos los elementos necesarios para garantizar el desarrollo óptimo.

También es especialmente importante utilizar un sistema de riego apropiado, así como un sistema de ventilación adecuado para que el entorno de cultivo sea lo más favorable posible para el correcto desarrollo de las plantas: en el mercado se pueden encontrar fácilmente instrumentos especiales, más o menos avanzados, capaces de controlar mejor las condiciones ambientales y climáticas dentro del armario de cultivo o del espacio utilizado para el crecimiento de las plantas.

Los temporizadores o timers, los higrómetros digitales y los ventiladores son elementos esenciales en el cultivo, ya que permiten controlar y modificar fácilmente la temperatura y las emisiones de dióxido de carbono, creando así un microclima ideal. Sin embargo, muchas tiendas de cultivo ofrecen kits de inicio completos, especialmente para los principiantes en el cultivo de interior, que contienen todo lo necesario para optimizar y facilitar el cultivo, sin tener que elegir cada uno de los artículos y arriesgarse a hacer alguna compra equivocada.

Cultivo de cannabis en interior o exterior: guía paso a paso

Optar por el cultivo interior o exterior no depende únicamente de las preferencias personales, sino de factores que pueden afectar a la practicidad y funcionalidad de una u otra opción.

Disponer de un espacio exterior o de un terreno en un lugar favorable, lejos de las miradas indiscretas, combinado con un clima templado, hace que el cultivo al aire libre sea la solución más adecuada. Un clima más frío o un lugar donde la privacidad y la seguridad pueden ser un problema significa que el cultivo de interior es la opción obvia.

Pero, independientemente de esto, aquí tienes una guía paso a paso que te ayudará a elegir los materiales y equipos que necesitas para optimizar el rendimiento de tu cultivo.

Dónde comprar semillas

La forma más fácil, práctica y segura de comprar semillas de cannabis es a través de la venta online: es importante comprobar que el grow shop online es capaz de proporcionarle las certificaciones necesarias relacionadas con la variedad genética elegida, para no arriesgarse a infringir la ley, y prestar atención a las reseñas dejadas por clientes anteriores para evaluar antes de comprar, la fiabilidad real del vendedor.

También puede recurrir a los llamados bancos de semillas, verdaderos 'bancos de semillas' capaces de proporcionar genética y semillas de la máxima calidad a precios muy ventajosos.

Cómo elegir el suelo ideal

Incluso antes de decidir qué variedad de cannabis cultivar, hay que prestar atención a la elección del suelo para el cultivo. En el caso del cultivo al aire libre, la elección del suelo es decisiva para el crecimiento de las plantas, y por ello es necesario tener en cuenta los numerosos factores que pueden influir en esta decisión.

Antes de comprar o alquilar una parcela, es necesario tener en cuenta las temperaturas de la zona: las plantas de cannabis necesitan temperaturas superiores a los 12°C, ya que temen el frío excesivo, así como el calor por encima de los 30°C.

Hay que prestar especial atención a las condiciones de luz de la zona, ya que las plantas deben poder recibir suficiente luz durante el día: las horas de sol pueden variar de una región a otra y según la época del año. Por lo tanto, es mejor informarse de las variaciones estacionales a través de los agricultores locales, que son los únicos capaces de sugerir la mejor solución en términos de cultivos.

Por último, es importante que la tierra se sitúe en un lugar bien protegido de las condiciones climáticas adversas, como el viento o la lluvia persistente, o por el contrario, el sol abrasador y la humedad excesiva, factores todos ellos que pueden afectar negativamente al desarrollo y crecimiento de las plantas.

También se presta una cuidadosa atención a la privacidad, ya que elegir un lugar protegido, alejado de miradas indiscretas y en el que operar con tranquilidad sin temer la mirada de los demás es siempre esencial para proteger la seguridad individual.

Cultivo de interior: los requisitos del suelo ideal

Normalmente, cuando se cultiva cannabis en interior, basta con elegir una 'tierra universal' clásica, una mezcla de buena calidad que, sin embargo, no contiene nutrientes particulares que puedan influir negativamente en el crecimiento y desarrollo de las plantas. Por lo tanto, es mejor evitar los suelos con fertilizantes de liberación lenta, ya que el cannabis sólo necesita una selección limitada de elementos precisos: dar los productos químicos equivocados en el momento equivocado comprometería inevitablemente el resultado del cultivo.

La situación es diferente para el cannabis autofloreciente, que prefiere un suelo ligero y aireado con un nivel relativamente bajo de nutrientes: en este caso la mejor solución es una mezcla de 3 partes de compost, 3 partes de musgo de turba, 2 partes de perlita húmeda y 1 parte de vermiculita o guano húmedo. El resultado está garantizado.

Qué fertilizantes utilizar

Las plantas de cannabis necesitan diferentes nutrientes según la fase de crecimiento en la que se encuentren. Un suelo de buena calidad no requiere fertilizantes al menos durante las dos o tres primeras semanas tras la germinación de la semilla.

Las plantas de cannabis necesitan diferentes nutrientes según la fase de crecimiento en la que se encuentren. Un suelo de buena calidad no requiere fertilizantes al menos durante las dos o tres primeras semanas tras la germinación de la semilla. Sin embargo, en este caso es posible administrar los llamados estimuladores de raíces que consisten en enzimas, bacterias y otros compuestos que pueden promover el crecimiento de raíces sanas y fuertes.

En la fase de crecimiento vegetativo, se requiere una gran cantidad de nitrógeno y potasio, junto con una cantidad media de fósforo: aquí la regla general es que la cantidad correcta de fósforo debe ser la mitad del nitrógeno, mientras que el potasio puede variar de un tercio a la mitad del nitrógeno.

En la fase de floración, en cambio, los niveles de nitrógeno se reducen drásticamente y el fósforo se incrementa significativamente, manteniendo los mismos niveles de potasio que en la fase de crecimiento.

Todos los fertilizantes para cannabis disponibles en el mercado están siempre diferenciados para cada fase de crecimiento y floración, siguiendo los principios mencionados anteriormente, para facilitar la administración, proporcionando un resultado seguro y garantizado.

Qué luces elegir

Entre las primeras tecnologías dedicadas a la iluminación para el cultivo de cannabis se encuentran las llamadas luces de descarga de alta intensidad o HID, todavía disponibles en dos variantes: de sodio o de haluro metálico.

Entre las primeras tecnologías dedicadas a la iluminación para el cultivo de cannabis se encuentran las llamadas luces de descarga de alta intensidad o HID, todavía disponibles en dos variantes: de sodio o de haluro metálico. Potentes y con bastante consumo de energía, tienden a producir un calor excesivo, lo que hace más difícil conseguir el control óptimo de la temperatura necesario para el cultivo.

Por otro lado, hay quienes prefieren las luces CFL, lámparas fluorescentes compactas, funcionales, compactas y económicas, perfectas sobre todo para los brotes y los clones, y en la fase de floración, gracias a su limitado espectro de luz.

Sin embargo, la solución más funcional viene dada por los modernos sistemas LED, siempre eficientes y capaces de determinar una radiación fotosintéticamente activa cuanto menos excelente, proporcionando el espectro de luz que la planta utiliza realmente para la fotosíntesis. Aunque no es una solución mejor que las anteriores, la tecnología LED es capaz de cubrir fácilmente múltiples necesidades, resultando más funcional y apreciada.

La temperatura ideal para el cultivo de cannabis

Las temperaturas desempeñan un papel importante en el cultivo del cannabis, ya que influyen de manera significativa en el desarrollo y en el rendimiento final óptimo de las plantas. Durante la fase de crecimiento vegetativo, el cannabis prefiere temperaturas entre 21 y 29°C, mientras que en la fase de floración entre 18 y 26°C.

Las variaciones de temperatura entre la noche y el día nunca deben superar los 6°C, por lo que las plantas en crecimiento vegetativo deben mantener una temperatura constante de 21°C por la noche o con las luces apagadas y de 26°C durante el día o con las luces encendidas. La fase de floración, en cambio, requiere temperaturas de unos 18°C por la noche y 24°C durante el día.

Cómo ventilar las habitaciones

El cultivo de cannabis tanto en interior como en exterior requiere una perfecta ventilación del entorno en el que crecen las plantas. En el cultivo al aire libre esta tarea se ve facilitada por el propio espacio abierto, que implica una ventilación natural ya correcta.

Otra cosa es que cultives tus plantas en el interior, en un espacio cerrado o en una caja de cultivo. Por lo tanto, es necesario instalar un sistema de ventilación para ventilar las plantas y proporcionarles la cantidad de dióxido de carbono necesaria para su desarrollo.

Este sistema debe estar compuesto por ventiladores para la introducción de aire y la recirculación interna, un extractor capaz de expulsar el aire caliente producido en el interior de la caja de cultivo y los relativos conductos de aire, tubos especiales adecuados para el uso. La ventilación debe ser constante para garantizar los intercambios de aire necesarios y favorecer un entorno bien ventilado capaz de fortalecer las plantas y promover un crecimiento óptimo.

Cómo regar las plantas y mantenerlas hidratadas

En lo que respecta al riego en el cultivo de cannabis, no hay reglas rígidas, ya que las temperaturas, así como la humedad y una serie de factores ambientales pueden variar considerablemente las necesidades de agua de las plantas. Sin embargo, es posible controlar una serie de signos inequívocos de que el cultivo necesita ser regado de nuevo: sumergir un dedo en el suelo a una profundidad de unos 2 cm puede ayudar a conocer el contenido real de humedad del suelo.

Una vez seco, se podrá regar de forma que se sature el suelo de forma óptima. Repitiendo este proceso será mucho más fácil entender la frecuencia de riego.

Incluso la observación de las hojas puede ser un indicador importante de su estado: sin esperar a que se sequen completamente por falta de agua, lo que nunca es recomendable si se quiere preservar su integridad, a los primeros signos de marchitez, es una buena norma introducir en la maceta la cantidad de agua necesaria para restablecer el nivel adecuado de humedad en el suelo.

Sin embargo, nunca hay que regar en exceso, ya que el cannabis teme un riego excesivo que podría comprometer seriamente el cultivo, provocando la descomposición y la putrefacción de las propias raíces.

Las fases del cultivo de cannabis

El ciclo vital del cannabis consta de cinco etapas bien definidas, cuya duración total varía en función de la especie seleccionada para el cultivo. Sin embargo, por término medio, un cultivo de cannabis tarda entre 3 y 6 meses, desde la germinación hasta la cosecha. Esto es diferente en el caso de las especies autoflorecientes, que, independientemente de las horas de exposición a la luz, florecen en pocas semanas, proporcionando flores que pueden ser cosechadas tan pronto como 60-80 días después de la germinación.

Germinación

La germinación es la primera etapa del ciclo vital del cannabis. Tiene lugar en un periodo de 1 a 7 días, durante el cual la semilla ve surgir el brote, el mismo que se desarrollará y dará lugar a la plántula. Para facilitar esta fase, es importante colocar la semilla en una servilleta humedecida o en un algodón, que le proporcionará el hábitat ideal antes de trasladarla a una maceta.

Plantar

No hay que confundirla con la fase vegetativa posterior, que dura unas 2 semanas y ve cómo el desarrollo del brote continúa gracias a un ciclo de luz de 18-24 horas.

En esta fase las plántulas adquieren el mismo aspecto que mantendrán en crecimiento, gracias a la constitución de un ambiente "propagador", que se caracteriza por una humedad ideal en torno al 70% y una temperatura de unos 20-25°C, siempre colocado bajo luces fluorescentes compactas o LED, según el ciclo de luz indicado, para favorecer el desarrollo de raíces sanas y resistentes.

Fase vegetativa

La fase vegetativa, que dura de 2 a 8 semanas, suele ir asociada a un trasplante a una maceta desde el recipiente inicial utilizado para la germinación y la plantación. En esta fase la prioridad es promover un desarrollo continuo y robusto del sistema radicular. La tasa de humedad sugerida es de aproximadamente el 50%, asociada a temperaturas frescas de entre 20 y 24°C, lo que puede favorecer el desarrollo de las plantas femeninas si se cultivan semillas regulares.

Floración

La fase de floración dura de 6 a 12 semanas y se centra en la producción de cogollos. En esta fase es necesario reducir la humedad al 40-50%, manteniendo las temperaturas entre 20-28°C. Es importante saber que en esta fase las plantas son capaces de dar preciosas indicaciones sobre su sexo: en las primeras 2 semanas de floración las hembras desarrollan pistilos, como prueba del sexo femenino.

Si, por el contrario, aparecen pequeñas protuberancias similares a racimos de uvas, el sexo es masculino. Ambas manifestaciones en la misma inflorescencia son sinónimo de hermafroditismo y en este caso la planta debe ser retirada inmediatamente del cultivo.

Cosecha

La fase de recolección suele durar entre 7 y 11 semanas, periodo ideal para despojar a las plantas de sus inflorescencias que posteriormente se secarán. En esta fase es importante la observación de las inflorescencias mediante la ayuda de lupas o lentes de joyero capaces de mostrar el "nivel de madurez" de las mismas.

Un indicador importante lo representan los tricomas presentes en la inflorescencia y que, una vez cubiertos por una pátina blanca similar a la escarcha, muestran la presencia de resina. Sólo en este momento se podrá proceder a la recolección y posterior secado.

Secado de las plantas cosechadas

Una vez finalizado el cultivo del cannabis, es necesario equiparse para el correcto secado de los cogollos, un procedimiento fundamental ya que permite despojar a las inflorescencias de los últimos residuos de agua, reduciendo la posibilidad de que se forme moho y prolongando así su vida útil, mejorando notablemente la calidad de la hierba en el momento mismo de su consumo por combustión o vaporización.

Por lo tanto, es necesario llevar a cabo o bien la poda en húmedo, en la que las inflorescencias deben cortarse cuando las ramas cortadas todavía tienen una cantidad de agua, o bien la poda en seco, en la que, en cambio, las inflorescencias se han eliminado tras el secado parcial de las ramas.

Aunque la poda en seco representa el método más adecuado, la húmeda permite un mejor control sobre la inflorescencia, que, sin embargo, deberá mantenerse, a partir de ese momento, a una temperatura ambiente estable de 21°C acompañada de una humedad relativa del 50%, para asegurar un proceso de secado más largo y delicado y así preservar, en la medida de lo posible, el aroma.

Los cogollos deben colocarse hasta la completa pérdida de agua en una lámina de cartón o, mejor aún, en una rejilla especial capaz de ventilarlos reduciendo el riesgo de formación de moho. Después de unas 3 semanas, será posible transferir los cogollos dentro de un frasco de vidrio, listos para ser utilizados con satisfacción.